Categoría: Blog

Encabezado de entrada de Blog Blog

·Dióxido de Cloro y el coronavirus (antes gripe)

En la actual pandemia surgen tratamientos peregrinos para combatirla. El dióxido de Cloro (ClO2) es uno de ellos, un falso remedio para combatir el coronavirus muy peligroso.

Pandemia en 1918

Otra pandemia muy similar a la actual se dio en el año 1918. De igual aparición (y esperemos que desaparición) y sintomatología barrió el mundo en una época oscura. La primera guerra mundial asolaba Europa; España al no estar involucrada directamente sí informaba de la propagación de la misteriosa y virulenta gripe. De aquí que sea conocida como «gripe española».

Dióxido de Cloro y otros remedios

Durante aquellos años de muerte surgieron multitud de soluciones pintorescas prometiendo la protección total. Sales de baño, detergentes de limpieza, desinfectantes, bebidas milagrosas y nuevos productos de higiene personal.

Publicidad 1918 remedios contra la gripe

Como no es de otra manera estos tipos de remedio han (re)surgido en la actualidad. El más famoso de ellos; el dióxido de cloro.

Coronavirus y dióxido de Cloro

Química del dióxido de Cloro

El dióxido de Cloro es un gas muy soluble que necesita de bajas temperaturas para su transporte, además la luz lo descompone. Es por ello que se comercializa como disolución acuosa de su sal:

NaClO2 + H2O — Na+ + ClO2

Para su (irresponsable) consumo se aconseja tomar con unas gotas de limón o vinagre. Estos dos componentes acidifican la disolución activando la capacidad oxidativa de el compuesto.

ClO2 + 4·H+ + 4·e— Cl + 2·H2O

Su avidez de electrones afecta a las membranas celulares, proteínas, ADN y paredes celulares, rompiéndolas. Esta capacidad oxidativa es la usada tanto en la industria para desinfectar agua, como para blanquear pasta de papel.

Cierto que mata virus y bacterias, pero en superficies o disoluciones, no ingiriéndola. Esa misma capacidad oxidativa afectaría a tus propias células y órganos, produciendo intoxicaciones e irritaciones. Aunque incluso ni se den debido a la propia naturaleza homeopática del tratamiento, ya que las cantidades que dicen necesitarse consumir son minúsculas. En otras palabras, no sirve para nada.

En conclusión, la única forma de vencer al coronavirus es con una vacuna.

Bote de dióxido de Cloro comercial
Encabezado de entrada de Blog Blog

·Vacuna electroestática contra el COVID-19

Las múltiples investigaciones que intentan vencer la pandemia buscan una vacuna contra el virus, pero ha surgido una nueva dirección gracias a una mexicana Doctora en Física y la electroestática. Veamos de forma general su fundamento químico.

Mecánica de infección por Covid-19

El SARS-CoV-2 infecta al cuerpo a través de sus proteínas-S. Estas hacen contacto con la enzima angiotensina (AC2) de las células humanas las cuales están presentes en el corazón, estómago, riñones y pulmones. Así utilizan esta puerta de entrada para introducir su ADN en las células humanas, adueñarse de ellas y proseguir su multiplicación e infección.

Unión llave-cerradura entre el virus y la célula

SARS-CoV-2, Covid-19, proteínas-S y vacuna

El SARS-CoV-2 posee una capa externa en la cual se encuentran varias cadenas proteínicas que sobresalen, las famosas que le dan aspecto y nombre de corona. Una de estas cadenas proteicas es la denominada proteína-S.

Numerosos aspirantes a vacunas recurren a esta proteína por su elevada inducción a producir anticuerpos en el cuerpo infectado. Las vacunas que utilizaran este proceso serían cadenas proteicas del tipo S, las cuales estimularían la producción de anticuerpos para combatirla. Ante una posterior infección por parte del virus que produce la enfermedad covid-19, el huésped ya poseería los anticuerpos que atacan a la proteína-S del virus.

Esta sería una respuesta inmunológica, pero también existe un estudio que utilizaría la proteína-S de diferente forma, sin intermediación del sistema inmune. Solo mediante una reacción química.

Cinco tipos de enlaces químicos

Existen cinco tipos de enlaces químicos, tres de ellos enlazan átomos y los otros dos moléculas.

El enlace iónico se produce entre un átomo metálico y uno no metálico con una elevada diferencia de electronegatividad entre ambos. Se forman compuestos estables donde uno de los átomos implicados se apropia de los electrones de enlace cargándose negativamente, el otro átomo por su parte se queda cargado positivamente. En el enlace covalente los átomos tienen parecida electronegatividad por lo que los electrones de enlace son compartidos «por igual», no creándose carga negativa ni positiva. Por último el enlace metálico se produce entre átomos metálicos. Los átomos se configuran en una red ordenada y los electrones de enlace pasan a formar parte de toda esa red, circulando por ella con libertad.

Para enlazar moléculas tenemos dos tipos; los puentes de hidrógeno y las fuerzas de Van der Waals. En el primero de ellos se produce entre un átomo de hidrógeno de una molécula y otro átomo de igual naturaleza de otra molécula. Dicho enlace es débil, aunque muy importante.

El siguiente y más interesante por el tema del escrito son los enlaces por fuerzas de Van de Waals. Este tipo de unión se da mediante atracciones electroestáticas entre moléculas o zonas de moléculas con distinta polaridad. Este tipo de uniones se pueden producir mediante la unión de dos dipolos permanentes, dos dipolos inducidos o entre un dipolo permanente y otro inducido.

Electroestática contra el SARS-CoV-2

La doctora mexicana en Física de materiales Mónica Olvera y su equipo de investigación han encontrado un punto débil del que puede sacarse beneficio para combatir el virus. El punto de vista distinto al médico le ha permitido enfocar el problema de la infección desde su visión más química.

Las anteriormente explicadas proteínas-S poseen una zona con carga positiva en su superficie (zonas polibásicas). Mediante el bloqueo de esta zona se produce una imposibilidad al virus de unirse a las células humanas por las citadas AC2, una acción parecida a una vacuna.

Unión electroestática del polímero como vacuna que impide la infección del virus
Unión del polímero en la zona polibásica para imposibilidad de unión con la célula

Su grupo de investigación intenta ahora sintetizar un polímero con carga negativa que pueda unirse a las zonas polibásicas, disminuyendo así la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2. Según sus palabras: «Nosotros queremos crear algo que no sea biológico, que no cree resistencia. Evitar que el virus encuentre otras maneras de salir adelante. Creemos que puede ser una manera de debilitar el virus, diferente a lo que se está haciendo».

Esto produciría una forma de combatir donde no entraría a formar parte el sistema inmune, no dándose efectos secundarios, temporalidad o rechazo que sí se podrían dar en una vacuna.

Sea cual sea el método, esperemos que más temprano que tarde tengamos una cura eficaz contra este maldito virus que nos amenaza.

Encabezado de entrada de Blog Blog

·Fibonacci en tiempos de COVID-19

Las zonas de tiempo de Fibonacci son coincidentes con su famosa secuencia. Usándolas en la evolución del covid-19 se pueden hacer interesantes predicciones.

Este post forma parte del Carnaval de Matemáticas, que en esta octogésima octava edición, también denominada 11.2, está organizado por Rafael Martínez González a través de su blog El mundo de Rafalillo.

Breve biografía

Fibonacci fue un Matemático nacido en Pisa en 1170. Creció y crio en Argelia pues este era el destino de su padre como representante de mercaderes. Su educación hizo que conociera la numeración hindú-arábiga, esta muy superior a la romana, y la introdujera en Europa.

En su obra más conocida, Liber abaci, concreta la introducción de esta nueva numeración. Su base 10 facilitaba enormemente las tareas aritméticas en contraste a la numeración romana. En este mismo libro es donde aparece por primera vez la conocida Secuencia de Fibonacci. El autor la plasma a través de un problema con la descendencia generacional de unos conejos. Así los primeros términos, extendiéndose hasta el infinito, de la secuencia son: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610…. Cada término siguiente es la suma de los dos anteriores suyos, matemáticamente se define como: fn+2=fn+1+fn

En la naturaleza

La curiosidad de esta simple serie es su continua aparición en la naturaleza pues su relación con el número áureo, que todo lo proporciona, es muy cercana. En los números de los pétalos de algunas flores se sigue esta secuencia. 3 pétalos tiene el lirio, 5 pétalos la rosa silvestre y 13 la margarita, etc. También la distribución de las hojas por el tallo, la espiral de un caracol o incluso los brazos de una galaxia siguen la secuencia de Fibonacci.

La relación con el número áureo se obtiene al dividir cualquier término con su inmediato anterior, este resultado es cercano al valor del número áureo 1’618033989…. Y conforme aumenta el término a dividir, más se acerca a él. 5/3=1’666, 8/5=1’6, 13/8=1’625, 21/13=1’615, etc.

Aunque pueda parecer misteriosa la continua aparición de esta secuencia en cosas tan dispares, todo tiene una explicación. Aunque fuera del propósito de este post, se puede responder rápidamente con; es la mejor y más efectiva forma de apilar o agrupar un conjunto de unidades alrededor de un centro común. Pero dicha secuencia no solo aparecen en la naturaleza, también aparecen en algo tan etéreo como el tiempo.

En el transcurrir del tiempo

Las llamadas zonas de tiempo de Fibonacci se obtienen mediante líneas verticales coincidentes con la secuencia de Fibonacci. Estas se extienden a lo largo del eje X (tiempo) creándose zonas que permitirán pronosticar las tendencias de otras zonas futuras. Según la secuencia las zonas comienzan relativamente pequeñas y van creciendo a medida que esta avanza. Analizando gráficamente las zonas de tiempo de Fibonacci a futuro se puede anticipar ciertos valores o comportamientos.

El final de cada zona (sin tener que coincidir exactamente) representa un punto en el cual habrá un cambio; inflexión de la tendencia o un gran movimiento en favor de la actual. El grado predictivo de estas zonas es elevado pero puede darse inexactitud zonal, por lo que solo deben usarse como guía.

Las primeras zonas son pequeñas y no muy adecuadas para usar en este tipo de análisis. Desechando las zonas 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13 y utilizando las de extensiones elevadas como 21, 34, 55, 89,… se pueden hacer interesantes estudios.

Este tipo de estudio se puede aplicar en las gráficas del valor oscilante del Euro, petróleo, alguna divisa concreta, así como numerosos datos temporales a largo plazo.

Maldito covid-19

Para aplicar y ver qué posibilidades de predicción tenemos al respecto con la situación actual sin vacuna, vamos a aplicar las zonas de tiempo de Fibonacci a los datos del coronavirus en la comunidad de Andalucía (España).

Los datos usados son los de personas hospitalizadas y difuntas (DEP) por covid-19. Tanto los datos a nivel nacional (a mayor población, mayor representatividad) como de los infectados no se han utilizado por el constante cambio de criterio en el conteo, así como la imperfección en esos datos. Los elegidos son los que no han cambiado de criterio y tienen más homogeneidad en el tiempo transcurrido.

-Hospitalizados por covid-19

Evolución de hospitalizados por Covid-19

La línea azul representa los hospitalizados acumulados (eje Y izq) y la naranja el incremento cada 24 horas (eje Y dcho). Las líneas amarillas verticales discontinuas son las fechas de la secuencia de Fibonacci, comenzando por el primer día que se contabilizaron ingresos por COVID-19, el 10/03/2020.

Se desechan las cuatro primeras zonas por ser muy próximas, por lo que se comenzará a tener en cuenta desde el 17/03/2020 que corresponde con el número 8 de la secuencia de Fibonacci. A razón de lo explicado anteriormente sobre las zonas temporales la elegida es un poco temprana, pero a la luz de los datos que se tienen es la elegida para así tener varias para realizar este somero estudio.

Al inicio de la zona 5 (17/03/2020) se observa un pequeño crecimiento con un máximo y una posterior subida que culmina en un gran máximo (24/03/2020) en la siguiente zona. En esta zona 6 (22/03/2020-30/03/2020), más amplia, se ven tres máximos. Dos de ellos cercanos a los valores de Fibonacci y uno intermedio.

La zona 7 (30/03/2020-12/04/2020) aunque más deforme, se observan tres nuevos máximos, dos de ellos cercanos a los números de Fibonacci 21 y 34, suceso igual a la zona anterior. Resaltable la sustancial y afortunada tendencia a la baja en toda la zona.

La última zona, la 8, comienza el 12/04/2020 viéndose un máximo después de él. Igual que ocurría en las dos zonas anteriores. La posterior estabilización de los datos generan dos máximos locales temporales, a la espera de los futuros datos.

Predicciones

Predicciones de hospitalizados por covid-19

El siguiente número de Fibonacci sería el 55 que coincidiría con el 03/05/2020. Según las zonas 6 y 7 se espera que cercano a él se produzca un máximo que pudiera superar al del inicio del periodo. Esta situación, la pesimista (rosa), generaría alrededor de 200 nuevos hospitalizados. La optimista (verde) seguiría con la tendencia a la baja, solo dando lugar entre 45 y 80 nuevos ingresados.

Para el siguiente número de la sucesión, el 89, se daría el 06/05/2020 donde la tendencia a la baja se mantendría tanto en la visión optimista como pesimista.

·Actualización a 02/05/2020

El covid-19 sigue con lo suyo pero aunque pocos días han pasado desde la publicación del post, vamos a ver como han ido la predicción y su cumplimiento. La línea azul son los nuevos datos incluidos.

En el día de hoy ha habido un descenso notable en los ingresados por covid-19 respecto ayer. Este punto podría ser el mínimo que se presuponía antes de la subida al máximo cercano al Fibonacci 55. Si sigue así parece ser que la curva a seguir será la verde-optimista.

Otra posibilidad a tener en cuenta es el adelanto del máximo Fibonacci 55, en el día de ayer. De ser así entonces en los días siguientes se mantendría la tendencia a la baja con oscilaciones.

·Actualización a 10/05/2020

Se cumplió el adelanto del máximo al día 29 con 57 hospitalizados. El posterior descenso brusco y las siguientes oscilaciones se han seguido cumpliendo, aunque con valores menores (aunque cercanos) a los predichos desde el inicio.

-Defunciones por covid-19

Para la mucho más desagradable gráfica de defunciones ocurriría una situación semejante.

Defunciones por covid-19

La presencia de máximos en las cercanías de los números de Fibonacci en las zonas 6 y 7 se repiten, así como descensos bruscos en las zona media. La zona 8 comienza con el mismo máximo que la 7, produciéndose un descenso y luego la aparición de un nuevo máximo.

Predicciones

Predicción de defunciones por covid-19

Al final de la zona 8 iniciada el 06/05/2020 se espera un nuevo máximo, ya sea desde una visión optimista o pesimista. En la zona 9 se sucederán también una serie de repunten con máximos que pueden tratarse también con los dos tipos de visiones. La concreción de los números se pueden visualizar con el eje Y de la derecha, no siendo estos valores fijos ni en valor, ni en fecha según lo extrapolado (líneas rosas y verdes).

·Actualización a 02/05/2020

Los nuevos datos han coincidido con la predicción, aunque se han adelantado unos 7 días. En este caso (y desafortunadamente) la más fiel es la rosa-pesimista. Ahora se podría dar el avance de la curva como un descenso pausado antes de volver a crecer el Fibonacci 55 y dar un nuevo máximo en la más agradable curva optimista cumpliéndose los 4 máximos por zonas.

·Actualización a 10/05/2020

La resolución de la curva ha sido una mezcla de la visión pesimista con la optimista. El máximo del día 29 ha alcanzado su previsión (rosa) siete días antes para luego descender bruscamente y calcar la curva verde optimista con los valores predichos.


Después de esto solo falta esperar el pasar del tiempo (esperemos que no confinados) para ver si el análisis basado en las zonas de tiempo de Fibonacci se cumplen, se acercan o por contra hierran.

Encabezado de entrada de Blog Blog

·El plástico que nos protege

El despreciado plástico está en cualquier utensilio que puedas tener a mano ahora mismo. Aunque hay multitud de tipos y son obtenidos por distintos procesos, siempre se parte de los mismos materiales; gas natural, petróleo y/o carbón. Gracias a estos se crean los elementos precursores a los que se les aplica el proceso que los transforman en lo que llamamos plásticos.

Plástico

Material sintético procesado para darle la forma deseada. Químicamente es un polímero formado por muchas partes iguales (monómeros) enlazadas entre si (polímero).

El plástico se divide en dos clases; termoplásticos y termoestables. Los primeros necesitan calor para deformarlos y darle forma, el enfriamiento es el que hace que mantenga su forma sólida. Su posterior calentamiento permite su remodelado y con ellos su reciclaje y reutilización.

Los segundos adquieren su forma sólida mediante un «curado» mediante una reacción química. Esto produce que no puedan ser refundidos y remoldeados.

Precursores

La producción de gasolina (y derivados) a partir del petróleo se produce rompiendo las largas cadenas de hidrocarburos (craqueo) en cadenas más cortas. Las que contienen de 2 a 4 átomos de carbono son las fracciones que se utilizan para fabricar los polímeros plásticos.

Reacción de polimerización

Para ejemplificar todo el proceso se partirá con la molécula de etileno (H2C=CH2) como monómero.

-Paso 1. Iniciación

La naturaleza de la molécula del etileno hace que su reacción de iniciación se produzca con la creación de un radical libre (electrón libre). Para poder obtener esto se hace necesario la presencia de una molécula catalizadora, en este caso un peróxido orgánico.

Este peróxido en calentamiento se une al etileno por uno de los carbonos , dejando en el otro un electrón libre.

Reacción de iniciación de polimerización del plástico

-Paso 2. Propagación

Este electrón libre está ávido de enlazar con otro de su igual naturaleza. Al encontrar otra molécula de etileno se une, dejando en el carbono del segundo etileno otro electrón libre para enlazar nuevamente con otro etileno. Este proceso de adición continua de etilenos produce el polímero (polietileno).

-Paso 3. Terminación

El crecimiento de la cadena de etilenos (polímero) puede verse acabada cuando dos cadenas se encuentran y encadenan por sus radicales libres, o mediante la adición de un radical de terminación que produzca la no generación de nuevos radicales libres.

Polimerización industrial

Hay varios procesos de polimerización industrial que dan lugar a plásticos en diferentes formas; bolitas, disoluciones, polvos, etc. Debido a la complejidad del proceso de polimerización, la ingeniería tiene un papel importante en su desarrollo. Polimerización en masa, en suspensión, en emulsión o solución son solo algunos de los tipos. Pero vamos a centrarnos en el utilizado con el etileno; método Unipol.

-Unipol

En un reactor fluidizado a 100ºC se introduce el etileno junto con otro monómero diferente, a esta mezcla se le va añadiendo el catalizador mientras avanzan por el reactor. Al salir de él se han creado pequeños gránulos de polímero dispuestos para su manufactura.

Variedad de polímeros

Las diferencias entre los tipos de plásticos (polímeros artificiales) radican en las unidades monoméricas utilizadas, estas determinan las características finales del plástico. Nylon, polietileno, PVC, poliestireno, metacrilato, PET, vinilo son solo unos ejemplos de cual variados tipos de plásticos hay.

El polipropileno es uno de ellos. Por ser un material barato de producir por proceder de derivados petroquímicos de bajo coste, es uno de los más utilizados. El monómero deriva del etileno cuando se sustituye un hidrógeno por un grupo metilo.

La reacción de polimerización sería igual que en el caso anterior, pero obteniéndose un material distinto; debido a los metilos que quedarían lateralmente. Esto hace cambiar las características del plástico obtenido, aumentando su dureza, rigidez, estabilidad térmica y baja densidad.

TNT. Tejido no tejido

De rabiosa actualidad por el covid-19. Es un tejido que no contiene una red de fibras entrelazadas entre si, sino láminas de fibras entreunidas por tratamiento térmico. El plástico usado para ello es el polipropileno.

Utensilios de plástico