QuimRoom 1

Reglas y procedimiento de resolución:

Cada pared tiene una forma de resolución y un premio a conseguir. Cuando creas que has resuelto el acertijo de la pared en cuestión envía la respuesta por MD de twitter o con un e-mail. Luego obtendrás respuesta con el objeto conseguido y necesario para poder salir de la habitación.

Serán en total tres o cuatro objetos que usándolos en conjunto y teniendo en cuenta lo aprendido en cada pared te permitirá resolver el Escape QuimRoom.

Aplica tus conocimientos sobre Química para lograr salir de la primera QuimRoom de la web

Cruzas la puerta y nada más alejarte un par de pasos de la entrada oyes un golpe a tu espalda. La puerta se ha cerrado, dejándote prisionero entre cuatro paredes, pero sabes qué tienes que hacer. Cuatro acertijos, uno por pared, te permitirán obtener la clave para poder abrir la puerta.

Antes que nada te acercas a mirar la curiosa puerta que te ha dejado encerrado. Una puerta de doble hoja gris oscura.

Una de las hojas tiene una placa metálica negra serigrafiada e incrustada en la madera, el dibujo tiene forma de tejas con una cierta sensación de tridimensionalidad. Palpas las líneas blancas y notas como si algo pudiera encajar en ellas; ¿sería ese el mecanismo de apertura? Por ahora no tienes nada más, hay que buscar pistas.

Con la puerta a tu espalda te diriges a la pared de tu izquierda a resolver el primer acertijo.

Pared 1

Enmedio de la pared ves una robusta mesa con una pesada caja fuerte sobre ella. Encima una enorme foto de una abeja te observa, esta se encuentra posada en un árbol sobre un ramo de semillas de palma.

Al acercarte a la caja fuerte ves un dial de tres dígitos que se engloban en una formula química que adorna la puerta. Averiguar esos tres dígitos abriría la puerta y así estarías un paso más cerca de salir de la habitación.

Pared 2

La siguiente pared tiene una figura dibujada en ella. Se trata de un asexual modelo interno humano con varias señales rojas en determinados órganos. Mediante el uso de un maniquí ambos brazos sobresalen de la pared de forma tétrica. El brazo izquierdo sostiene una balanza de platillos oxidada; cada uno tiene grabada una cifra, el derecho 1’0 y el izquierdo 1’1.

A la altura de cada platillo y en el suelo a modo de empedrado se ve una cara sonriente rodeada de una ele mayúscula y otra triste con una ache mayúscula.

Al observar el otro brazo ves que sostiene en su palma numerosas cuentas de piedra. Unas son triangulares con una pintada y las otras son circulares con una ele. Al tantearlas constatas que las triangulares pesan el doble que las circulares.

Es obvio que debes equilibrar esa balanza con las cuentas pero, ¿que cantidad entre ambas cuentas será?, ¿qué relación tendrá con la anterior pared? y ¿qué carácter químico tiene este acertijo?

Pared 3

Esta tercera pared no tiene nada destacable como las dos anteriores. Totalmente blanca, lisa y sin ningún dispositivo ajeno a ella. Solo un pequeño ventanuco por donde entra la luz directa del Sol, la cual se proyecta en el centro de la sala.

Al mirar detalladamente el ventanuco ves que tiene algún tipo de plástico traslúcido colocado en el cristal. Consigues sacarlo para comprobar que son tres. Son simples láminas plásticas traslúcidas sin más. Cada una de ellas lleva grabada en un lado unos números. Una de ellas tiene escrito 400-315, otra 315-280 y la tercera 280-100.

Nada más en la pared. Como por ahora no puedes hacer más, prosigues hasta la siguiente pared.

Pared 4

La cuarta pared es la puerta maldita que se cerró al entrar en la habitación. Ahora posees o sabes qué hacer con las tres pistas obtenidas de forma ingeniosa e inteligente en las anteriores paredes.

Te acercas a la puerta a echarle un vistazo. Ves algo en el marco superior que antes te había pasado desapercibido, es una inscripción: «Para poder salir tus huesos debes fortalecer y todo lo necesario lo tienes en tu haber».


Ahora solo queda utilizar el objeto 1, el objeto 2 y el objeto 3 sobre la puerta y esperar a que se abra…